Las causas de divorcio en España

La Ley 15/2005, de 8 de julio, modificó el código civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en lo que respecta a la separación y divorcio suprimió las causas legales de separaciones y divorcios en España. Antes de dicha reforma del código Civil, en divorcios se consideraba que como el último recurso al que podían acogerse los cónyuges para separarse se tenía la separación de cuerpos o de hecho de por lo menos 2 años, de esta forma se alegaba que no había cabida a la reconciliación.

Antes de la reforma

Para ejecutar una demanda de divorcio era preciso solicitar de con anterioridad la separación judicial por las causas establecidas en el Código Civil, o lo que se conocía como separación de hecho. La pareja debía de dejar de vivir juntos y sin cumplir alguna formalidad legal ni acudir a tribunales.

¿Cuáles eran las causas de separación judicial?

Las causas de separación judicial eran, entre otras:

  • Abandono sin justificación del hogar, la conducta injuriosa o vejatoria, la infidelidad y la violación de los deberes de los cónyuges.
  • Violación grave y de forma reiterada del respeto de los hijos en común o falta de respeto hacia la integridad del cónyuge.
  • El alcoholismo, la toxicomanía y las perturbaciones mentales que perjudiquen la convivencia en el hogar.

¿Cuáles eran las causas de divorcio?

Transcurrido un determinado periodo de tiempo, desde el momento de la separación judicial, por alguna de las causas mencionadas, hasta la separación de hecho los cónyuges pueden recurrir al divorcio.

Las causas de divorcio eran las siguientes:

  • El cese efectivo de la convivencia en pareja durante un periodo de tiempo considerable, los tiempos son los siguientes:
    • Un año, desde la interposición de la separación.
    • Dos años desde la separación de hecho con los cónyuges, desde la firmeza de que algunos de los cónyuges abandonó el hogar y solicita el divorcio.
    • Cinco años a petición de cónyuges.
  • La condena en sentencia firme, por alejar que el cónyuge desea atentar contra la vida del otro, algunos de sus ascendientes o descendientes.

En la actualidad

¿Es precisa la previa separación judicial o de hecho para solicitar el divorcio?

Pues tenemos buenas noticias ya NO lo es. Los cónyuges, pueden solicitar durante el periodo de divorcio, siempre que haya tres meses de diferencia desde la celebración del matrimonio y el divorcio. No obstante se mantiene la separación judicial para los cónyuges que no deseen disolver el matrimonio.

Según la Exposición de Motivos de la Ley 15/2005, de 8 de julio:

En este último sentido, se pretende evitar que la situación actual que concuerda en muchos casos, conlleva a un doble procedimiento, para lo cual se admite la disolución del matrimonio por divorcio, sin necesidad de la previa separación ya sea judicial o de hecho. Esto va a significar un gran ahorro de coste en las partes, tanto en lo económico, como a nivel emocional.

No obstante y según lo prescrita en el artículo 32 de la constitución, se mantiene la superación como figura autónoma, para aquellas personas que decidan no optar de forma inmediata con la disolución del matrimonio.

En resumen la separación y el divorcio de ahora en adelante se conciben como dos opciones diferenciadas, las partes pueden acudir para solucionar todas las vicisitudes de la vida en común.

Lo que se busca es que se mantenga un principio de libertad entre los cónyuges, en el matrimonio no debería haber ataduras, la convivencia con su vigilancia puede ser en extremo una situación enfermiza.

Para divorciarse, ¿hay que alegar alguna causa de divorcio?

Cualquiera de los cónyuges puede ser quien solicite el divorcio. Basta la simple voluntad de uno de los dos para poner fin al matrimonio. De esta forma desaparecen los causales de divorcio anteriormente mencionados.

¿Qué requisito debe concurrir para solicitar el divorcio?

El único requisito es que hayan pasado al menos tres meses desde la celebración del matrimonio. No es preciso que se acredite este tiempo si se alega que se está en peligro la vida de una de las partes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *