Cómo quedarse con la casa en un divorcio

A quien se le confiere el uso de la vivienda familiar siempre ha sido una de las cuestiones de mayor importancia cuando se trata de un de divorcio o ruptura sentimental.

Una vivienda familiar es la que, durante el matrimonio o unión de pareja es utilizada como domicilio habitual.

La misma debe ser la residencia habitual de la unidad familiar, es decir, ese lugar donde la familia ha convivido con voluntad de permanencia.

En caso de divorcio, ruptura o separación, ¿A quién le corresponde el uso de la vivienda familiar?

En el caso de algunos Códigos Civiles, se tiende a regular la atribución del uso de la vivienda familiar en el caso de la nulidad matrimonial, separación o divorcio.

De manera que lo establecido en ellos será de aplicación también a las parejas de hecho. Para lograr resolver dicha cuestión, lo primero que se toma en consideración es si hay o no hijos.

Suelen ser tan diversos los miedos que son alimentados por un divorcio o separación que tan solo pensar en perder el derecho de uso y disfrute de la que hasta entonces era la vivienda familiar tiende a provocar decisiones que son radicales y llegan a comprometer las posibilidades de un buen acuerdo.

Derecho al uso de la vivienda teniendo hijos menores de edad

La atribución del uso de la vivienda familiar en este caso va a depender del tipo de custodia de los hijos.

Régimen de custodia monoparental, individual o exclusiva

En caso de separación o divorcio, lo más aconsejable es llegar a un acuerdo con la otra parte (cónyuge o pareja), por el bien de los hijos y el propio.

De no lograrse, cuando existe una custodia monoparental el uso del domicilio familiar será asignado a los hijos y al progenitor custodio (aquel en cuya compañía quedan los hijos). 

Si la vivienda es propiedad del progenitor no custodio, en defecto de acuerdo, su uso será asignado a los hijos y al custodio.

Incluso si la vivienda resulta propiedad de una tercera persona. El fundamento de dicha asignación se encuentra en el interés y protección de los menores.

Régimen de custodia compartida

Cuando se trata de este tipo de custodia, los hijos permanecen con cada uno de los progenitores por periodos alternos de convivencia.

Tampoco la ley prevé la atribución del uso de la vivienda familiar para el tipo de custodia compartida.

Si no se llega a un acuerdo entre los progenitores, entonces es el Juez quien se ocupa de resolver atendiendo a las circunstancias concurrentes en cada caso.

En las mismas deberá primar siempre el interés superior del menor.

Posibles escenarios 

De acuerdo a si la vivienda familiar es de uso común o propiedad exclusiva de alguno de los progenitores se pueden presentar algunos de los siguientes escenarios:

Vivienda familiar de ambos progenitores 

1.- Atribución del uso del domicilio por períodos alternos. En este caso, los hijos permanecerán siempre en la vivienda familiar.

2.- Atribución temporal exclusiva a un solo progenitor. Cuando la situación económica de este progenitor sea el más necesitado de protección. El otro progenitor deberá tener una vivienda digna para convivir con sus hijos en el periodo que le corresponda.

Vivienda familiar propiedad de uno de los progenitores

1.- Atribución temporal exclusiva al progenitor no propietario de la vivienda. Cuando el progenitor no propietario sea el más necesitado de protección y el otro tiene posibilidad de vivir en otro domicilio adecuado.

2.- Atribución exclusiva del uso al progenitor titular. Siempre que el progenitor no titular pueda habitar en un domicilio digno durante el periodo de convivencia.

Resulta de suma importancia tener en claro quién de los dos es el que realmente más necesitado esta de protección con el objetivo de hacerle frente a la atribución del uso de la vivienda familiar.

Ante todo y el fin último recae en la defensa de los derechos con los que se cuenta en dichos procesos pero sin que se llegue a pretender hacer un uso abusivo de los mismos.

Se debe poner en el foco una búsqueda de la mejor solución para los hijos y que todo se alcance bajo un mutuo acuerdo amistoso de las partes involucradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *