Consecuencias del divorcio

Para nadie es un secreto que un divorcio no es para nada agradable, por eso es importante tener los puntos bien claros. Si estás pasando por una crisis matrimonial y estás pensando en ésta como una salida, entonces es momento de que sepas cuales son las consecuencias de un divorcio.

No son muchas las cosas buenas que se pueden sacar de un divorcio (dependiendo del caso). En casi todos los casos se ven afectadas varias áreas de la vida de la persona que se está divorciando, hay cambios tanto a nivel familiar, como personal, económico y social, pero realmente ¿Cómo se debe ver este proceso? ¿Cómo el final o como un nuevo comienzo? Todo es muy relativo en este sentido.

Todo lo que rodea al divorcio tiene que ver directamente con la forma en la que los interesados la vean, hay varios sentimientos que pueden aflorar entre los que se encuentran la amargura, la desconfianza o la tranquilidad. Realmente todo depende de las personas.

Ahora es momento de preguntarte ¿Cómo te está afectando el divorcio?

La verdad es que ningún divorcio es fácil, significa que el amor se fue a la basura y que no importa las veces que lo intentasteis, al final no funcionó. Todos estos procesos son sumamente difíciles y dolorosos tanto para los miembros de la pareja como para los hijos en el caso de tenerlos.

Según estadísticas, el dolor por la separación se siente por ambas partes, tanto para quien lo pide como para quien lo acepta. Si el solicitante lo hace porque ha sido víctima de violencia emocional o física, puede representar un alivio, pero el proceso antes de llegar a este, estuvo lleno de mucho dolor. Este es realmente un proceso que deja huellas muy profundas y dolorosas.

Si el matrimonio era estable y ambos estaban enamorados pero algo falló inesperadamente, el proceso es aún más difícil, ya que se encuentran anclados a los recuerdos y superarlos puede ser complejo. Además, tienen que luchar con las preguntas de la familia y amigos que ven el evento con incredulidad, en muchos casos éstos afectan más de lo que ayudan.

En realidad un divorcio afecta absolutamente todas las áreas de la vida de una persona, tanto emocional, como personal, parental, económica, social y familiar. En algunos casos afecta al trabajo, ya que las personas tienen a entrar en estados depresivos y esto disminuye el rendimiento.

En un nivel más personal, un divorcio puede afectar nuestra autoestima, la persona ya se sea del sexo que sea puede sentirse rechazada y fracasada. Además, tienden a sentirse culpable por no establecer una relación mejor y poder haber evitado el divorcio. Al sentirse de esta forma, se lo cuestionan todo y esto afecta a su vida, a su autoestima y pueden tender a sentirse incompetentes, tontos y hasta malos.

Lo común es que las otras personas también se sientan culpables y comiencen a sentir que pueden hacer cosas para salvarlo, pero no lo hicieron. En fin, el autoestima de ambos cónyuges se encuentra en alto riesgo.

Identidad personal y familiar

Por ejemplo, has pasado mucho tiempo siendo esposa de alguien, madre de alguien y puede llegar el momento en que pierdas uno de estos roles y  te quedes en el limbo sin saber qué hacer, dejando de ser la esposa de alguien ¿ahora quién eres? Después de un divorcio es común que se pierda la identidad, y es necesario hacer un importante reconocimiento. Es momento de reordenar los roles e identificarte con lo que te gusta.

Forma de ver el mundo y nuestro futuro

Después de un divorcio, existe el miedo de no poder hacer las cosas como queremos, tendemos a sentir enojo, depresión, angustia, esto se vuelve una constant.  Comienzan a crearse en nuestra mente pensamientos muy negativos, extremistas, depresivos o rígidos, puedes llegar a pensar que estás “usado” y que nadie más podrá quererte. Pero tranquilo, esto no es verdad, el dolor hace que todo se distorsione, pero la realidad es otra.

A nivel emocional

Cuando te divorcias puedes pasar por una gran cantidad de emociones y sentimientos que pueden llegar a confundirte y hacerte perder el rumbo. Puedes durar días estancando en un solo sentimiento, una sola emoción, por eso es importante saberte manejar. Si el divorcio viene como resultado de una crisis larga y constante, la persona puede ver esto como el fin de una agonía.

Entre las emociones más frecuentes encontramos:

Tristeza o depresión por lo perdido, por la relación que ya se ha terminado. El divorcio es una constante pérdida, se pierden sueños, identidad, expectativas y amigos, entre muchas otras cosas. El repudio y enojo contra uno mismo o hacia el otro también es muy común, puedes llegarte a culparte a ti o tu pareja por la ruptura de la familia, la culpa, los deseos de venganza, ambivalencia, confusión y en algunos casos, alivio.

Temor incertidumbre, inseguridad, preocupación por el futuro, imposibilidad para reconstruir tu vida, sentimiento de fracaso por no poder rescatar o salvar el matrimonio. Podemos sentir remordimientos, por el daño que pudiste causar, todos estos sentimientos son muy comunes cuando se sufre una separación.

La intensidad y duración de estos sentimientos depende de cada persona y la forma en la que maneja sus emociones, de la forma como lleva la situación y la reacción de las personas, si  reciben ayuda o no de su familia y amigos.

A nivel parental

Los padres de ambos cónyuges pueden sentirse mal por el fracaso del matrimonio, por lo que pueden brindar apoyo o hacerlo todo más difícil. Si los cónyuges tienen hijos, también pueden existir líos parentales, ya que aparecen sentimientos de culpa. Los niños van a crecer con los padres separados y esto genera mucha más tensión.

En este caso solo se recomienda que haya buena comunicación entre las partes, de esta forma se hace la vida de los niños mucho más fácil y llevadera. Si hay entendimiento se pueden tomar buenas decisiones que beneficien a los más pequeños de la casa. Se debe evitar ser manipuladores o crear falsas carátulas. Ninguno de los dos tiene derecho a hablarle mal al niño del otro, se debe respetar la relación paterna-filial.

En el aspecto económico

Un divorcio siempre implica cambios a nivel económico, en algunos cosos estos cambios suelen ser bastante importantes. Se deben de llegar a acuerdos para que nadie salga menos favorecido. Si hay niños, se deben tener las herramientas suficientes para que éstos crezcan sin problemas económicos.

A nivel familiar

Un divorcio afecta absolutamente todos los aspectos del hogar y la familia, puede ser en mayor o menor grado, todo depende de la relación de la familia y la cantidad de miembros de la misma. Pueden llegar a surgir problemas con los hijos, ya sea por que reaccionen de forma agresiva. Pueden darse casos en los que surgen problemas en la escuela o con sus amigos, pueden deprimirse, por eso se le debe prestar atención a los más chicos de la casa.

En el aspecto social

Socialmente se pueden llegar a reducir la cantidad de amigos y cambiar la relación con algunas personas, uno de los dos puede dejar de participar en actividades en pareja y algunas situaciones se vuelven un poco incómodas. Existen ocasiones en la que algunos amigos toman partido y se genera un gran sentimiento de rechazo o tensión.

Los amigos pueden llegar a involucrarse demasiado y aconsejar de mala forma, por lo que puede ser un poco complicado de manejar. En algunos, casos existe rechazo de parte de los amigos en común. Esta actitud puede terminar en un fuerte caos emocional.

En relación al trabajo

El caos emocional que viven las personas debido al divorcio puede afectar su motivación y desempeño. Puede haber problemas como la falta de concentración, desmotivación, dificultad para tomar decisiones, irritabilidad, enojo, problemas con los compañeros, malos tratos a los clientes y esto no es para nada bueno.

Si una mujer nunca ha trabajado y debido al divorcio debe hacerlo, también se volverá mucho más difícil el choque, por eso debe asegurarse de conseguir el trabajo ideal.

Aspectos de la vida diaria

Si la mujer antes del divorcio no trabajaba y ahora debe hacerlo, dispone de menos tiempo para ocuparse del hogar, la comida, los niños, por lo que debe aprender a organizarse. También debe aprender cosas sobre coches y actividades que antes eran realizadas por el esposo.

Si el hombre no está acostumbrado a ocuparse de la comida, la limpieza, la casa, los niños y la ropa también puede llegar a conmocionarse, debe aprender a hacerlo, pese a que esto puede causarle problemas, trabajo y estrés.

¿Qué puedes hacer?

Lo primero es que no te culpes, critiques o exijas demasiado. Siempre recuerda que eres un humano y que te estás enfrentando a una difícil y dolorosa situación, enfócate en las áreas mencionadas y trata de ver cual te está afectando más, trabajando directamente en ello.

No puedes hacer cambios en todas al mismo tiempo, debes enfocarte una a una y saber cuáles son las más importantes en su momento. Siempre ordena tus prioridades.

Busca apoyo de amigos y familiares, que te escuchen y ayuden a afrontar tus necesidades. Procura hacer ejercicio y sentirte bien físicamente. Recuerda que si esta situación se extiende a largo plazo podrías llegar a enfermarte y desgastarte, sin que esto te ayude para nada y te impide actuar de forma correcta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *