Demanda de divorcio por infidelidad

Una de las razones más comunes para solicitar un divorcio es cuando se ha descubierto una infidelidad, y en España al menos en el año 2016 se celebraron unos 29.000 separaciones por tal motivo, pues la ruptura del vínculo del respeto y la confianza se quiebran dando paso a la infidelidad.  

Siendo esto lo que se alegue u otra circunstancia, el divorcio siempre procederá de igual manera y no como la generalidad de las persona piensan que sucede, creyendo que por dicho comportamiento infiel serán indemnizados económicamente de alguna manera.  Dicha presunción errónea puede tener su origen en las leyes anteriores al año 2005, donde se solicitaba una causa para iniciar un proceso de divorcio o separación, exponiendo algún comportamiento culposo para que la demanda pudiera ser introducida.

Es posible que ante una situación así, el cónyuge afectado no pueda comprender el por qué su cónyuge tenga los mismos derechos que el, cuando este ha sido el responsable de dicha ruptura.

¿Si el divorcio es por infidelidad, existe alguna compensación?

Buscar una posición victimizante ante un juez para alcanzar algunas pretensiones por infidelidad conyugal no tiene razón de ser, pues él le hará entender que lo importante en dicho acto son las condiciones en que los hijos deben quedar ante tal ruptura y que las pensiones que se asignan giran en función de cubrir las necesidades que ello acarree de la forma más equitativa que sea posible. Es importante tener en cuenta que el divorcio no influye en la pensión compensatoria establecida en términos legales y en los que una infidelidad no tiene ninguna influencia.

¿Cuál es el camino para alcanzar la pensión compensatoria tras un divorcio por infidelidad?

La infidelidad es clasificada desde el 2005 como una situación de la pareja que no da pie a ninguna compensación hacia el cónyuge afectado. Para alcanzar la pensión compensatoria se debe acreditar una desventaja económica bastante marcada durante el matrimonio que venga dada por una mayor dedicación y presencia, durante y después del matrimonio con la familia y ante ello la dificultad para incorporarse a un trabajo remunerado para calificar como un estado económico óptimo.

Algunas situaciones podrían servir para demostrar el nivel real de ingresos y entre ellos que el cónyuge infiel esté realizando gastos en la manutención de otra pareja en una nueva relación, lo que podría resultar beneficioso en el otorgamiento de una pensión al cónyuge que solicita el divorcio. También cuenta que el abogado que asista a la parte afectada sea diestro en la materia pues resultará de mucho beneficio.

Si la separación es por infidelidad, ¿qué sucede con las pensiones y la custodia?

Las pensiones no vienen asignadas por los motivos dados para un divorcio ya que solo dependen de los ingresos netos de cada uno de los cónyuges. la cantidad de hijos en común y sus edades, así mismo como las circunstancias de cada familia y en especial si uno de los hijos posee una discapacidad, lo que da pie a una mayor pensión.

Otorgamiento de la custodia

El comportamiento como padres no viene determinado por el comportamiento que se haya tenido como cónyuge, y esto es de aclarar pues no se puede usar para negar la guardia y custodia de los hijos, ni porque se haya enamorado de otra persona. En un matrimonio los hijos no son más de uno o del otro y esto se debe a que ambos resultan imprescindible para el correcto desarrollo físico y emocional de los hijos. Dicha concesión solo depende de la decisión de un juez luego del estudio de cada caso en particular.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *