Derechos de la esposa en un divorcio

Al no poder ser posible mantener en el tiempo una relación conyugal con la idea de un matrimonio ideal, y notando que profundamente ya no existen los lazos iniciales como el amor, el respeto, la colaboración mutua y la comprensión de ambos entonces se debe recurrir al divorcio como la única salida sana para comenzar tras una nueva oportunidad.

Hay términos que debemos tener en claro diversos  conceptos como por ejemplo el de divorcio, el cual consiste en la disolución de forma legal del matrimonio. Para todas las parejas que han vivido, saben que ello se trata de un proceso bastante difícil, largo, tedioso, pero además incierto, sobre todo, para las mujeres.

De manera constante, cuando ya se ha tomado la decisión de disolver tal vínculo matrimonial, salen al ruedo gran cantidad de dudas, ello sin contar la avalancha de emociones y sentimientos que salen a flote que no permiten alcanzar un análisis objetivo de todas las decisiones que debemos tomar. De esta manera el divorcio se convierte en una fase en la que resulta relevante la atención de diversos aspectos sobretodo el emocional, aunque también es imprescindible resolver toda la situación económica con la idea de proteger nuestros derechos conjuntamente con el de los hijos, si los hay.

En medio de todo, generalmente las mujeres no manejamos a fondo el conocimiento de nuestros derechos y tampoco ni sabemos qué paso seguir o a donde acudir. De esta forma, al no manejar tal información nos encontramos vulnerables y expuestas a gran cantidad de abusos tras iniciarse el proceso de divorcio. En el peor de los casos y bajo dicho desconocimiento legal, conlleva a que algunos esposos puedan abusar ejerciendo cualquier tipo de  violencia, incluso luego del matrimonio, aunque no todo esta perdido ya que podemos recurrir al apoyo y asesoría de las leyes, pero sobre todo, debemos mantenernos informados sobre nuestros derechos y con ello de la forma en como exigirlos. 

Cuando una pareja se separa ¿Quién pierde más?

De acuerdo a un estudio realizado en Gran Bretaña, este abre una gran polémica relacionada con este tema pues según sus conclusiones, es la mujer quien se ve más perjudicada que el varón, más aún cuando se trata del plano económico.  Cuando el momento de repartir todo lo que algún momento era de ambos, incluso los hijos, gran cantidad tensiones se imponen. 

Pero al momento de definir quién pierde más o la pasa peor, esto resulta una premisa bastante absurda, pero no se puede obviar que es una etapa de la que ninguna pareja se escapa. Además ello forma parte del conocido duelo ya que como es sabido, no hay un final sin enojo, sin pérdida o sin pase de facturas. Tal diferencia no solo  son cosas subjetivas, ya que efectivamente en una separación se pierden objetos, dinero, bienes y espacios, sin dejar de un lado la pérdida de energía, tiempo, vínculos y muchas veces hasta el respeto. Así que les toca documentarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *