Divorcio express con hijos

No te vamos a mentir, la verdad es que un divorcio express con hijos no es tan express como uno sin hijos. Mientras uno puede tardar unos cuantos días, el otro puede tardar incluso meses dependiendo de qué tan acuerdo estés con tu cónyuge. 

Para acceder a un divorcio express con hijos es importante que ambos estén de acuerdo con el divorcio. El divorcio de este tipo siempre suele ser mucho más rápido, económico y menos traumático.

Es importante que se tenga claro que un divorcio express tiene la misma validez jurídica de un divorcio convencional, siendo muy diferente a lo que se conoce como una separación judicial, que es cuando se suspende la vida en común de los cónyuges, pero en si no se disuelve el vínculo matrimonial, a los ojos jurídicos siguen siendo marido y mujer ahora bien con ciertas diferencias a nivel personal y patrimonial.

El divorcio express, por su parte conserva su naturaleza jurídica al terminar el proceso de ambos ante la ley, siendo solteros. Todo esto es jurídicamente comprobable. Todo queda escrito en registros de tipo Civil.

Al igual que la separación judicial el divorcio puede ser contenciosos, si no hay un acuerdo entre las partes. 

El divorcio express fue una de las principales novedades que trajo consigo la reforma a la ley de divorcios dada en el año 2005.  Es la posibilidad de comenzar un proceso de divorcio sin la necesidad de recurrir a un proceso demasiado engorroso y difícil.

Este tipo de divorcio supone un gran aumento de ahorro monetario para los cónyuges, además de que ahorran mucho tiempo y traumas.

Desde su aprobación son muchos los divorcios que se han tramitado, debido a lo fácil y rápido que es.

Para que sea más rápido se recomienda que se haga en persona sin hijos, sin embargo para este proceso puede hacerse en matrimonios con hijos siempre y cuando haya un buen acuerdo entre las partes.

Requisitos del divorcio express con hijos:

Mutuo: para que el divorcio no sea un proceso engorroso es importante que ambos estén de acuerdo. De hecho de ahí depende la naturaleza jurídica del proceso.

Disposición: Ambos cónyuges deben estar de acuerdo en querer divorciarse, en la disolución del vínculo matrimonial, además deben estar de acuerdo en las medidas que se adaptan, según lo que estipule el juez.

Acuerdo: esta es una forma sencilla y muy económica de ponerle fin a un matrimonio por ello es importante que ambos estén en la plena disposición de alcanzarlo sin conflicto asintiendo a todo lo indicado por el juez. Se debe ya tener estipulada por ambas partes quien se quedará con los niños, de cuánto será la custodia, quien se queda con los bienes y deudas. 

La casa: deben saber quién se va a quedar en la casa.

Es importante que ninguna de las partes quiera sacar provecho del otro. Si hay desacuerdo el proceso no podrá seguir. Es ideal que sepas que el juez solo va a firmar y revisar la documentación legal, más no va a llegar a ningún acuerdo si ustedes no están de acuerdo, eso ya sería un divorcio contencioso y es un procedimiento distinto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *