Divorcio sin hijos

Al momento de plantearse el trámite de un divorcio o separación donde no hay hijos, se debe tener en consideración las diferencias que tal situación conlleva respecto al divorcio en donde sí ha habido hijos. De manera que, si el divorcio es sin hijos este puede regularse de mutuo acuerdo o contencioso, de igual manera que otro divorcio o separación, aunque las medidas a regular son distintas por el hecho de no existir hijos en común.

Si es por mutuo acuerdo 

Se tratarse de este trámite, podrá realizarse vía judicial o también ante notario. Pero si se desea tramitar de una manera judicial, se debe deberás presentar ante el Juzgado competente una demanda donde se exprese el mutuo acuerdo en la que se adjuntará un convenio regulador el cual debe ser redactado por un abogado matrimonialista, donde se establezcan las medidas acordadas, y además debe encontrarse firmado por ambos cónyuges junto con la demanda de mutuo acuerdo que deberá ser presentada por el abogado.

En la actualidad existe una gran ventaja y es que, desde el año 2015, un divorcio que no posee hijos en común puede ser tramitado ante notario, con lo cual el convenio regulador que recoja las medidas se incorporará a la escritura notarial de divorcio, para luego ser inscrito en el Registro Civil. La ventaja de realizar dicho trámite ante un notario es que se reducen los tiempos, y por ende resulta más rápida su tramitación a diferencia de si se hace vía judicial.

Pero también existe la posibilidad de que no se alcance un acuerdo entre los cónyuges, con lo cual el divorcio o separación se tornará contencioso, de esta manera el abogado especialista en divorcio deberá presentar una demanda contenciosa en donde se incluyan todas las pretensiones del demandante. 

Medidas que se deben regular ante un divorcio sin hijos

  1. Uso del domicilio familiar (en el caso de que hubiera)
  2. Pensión compensatoria (en el caso de que concurran los requisitos para su procedencia)
  3. También podrán ambos cónyuges aprovechar la tramitación del divorcio para liquidar la sociedad de gananciales en el mismo proceso.
  4. Uso del domicilio familiar: Si ha existido una vivienda en donde se ha residido y esta es propiedad de ambos, previo a que sea adjudicado a uno u otro cónyuge (en el procedimiento que corresponda), es importante determinar a favor de quién se establece su uso.

Así mismo, es de suma importancia saber que no es lo mismo referirnos al uso de la vivienda que de quien es la propiedad de la misma. En un divorcio sin hijos, se debe regular el uso de la vivienda, con lo cual se debe también resolver la adjudicación de la misma en otro proceso, por medio de la liquidación de sociedad de gananciales o bien de la extinción de condominio, si se trata de un inmueble privativo de los cónyuges. Al no existir hijos, los tribunales tienden a establecer el uso del domicilio en común a favor del cónyuge que se encuentre en peor situación desde el punto de vista económico, salud, entre otros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *