Efecto del divorcio en los hijos

El divorcio no es un proceso fácil para ninguna de las partes,  enfrentarse a una separación nunca es placentero, sin embargo muchas veces los que más sufren son los niños que deben enfrentar que sus padres que ya no estarán juntos y que ahora están en el medio de una disputa que puede no ser muy alegre.

Los hechos

Es importante saber que las cifras de la divorcio están en aumento. En España día a día el número de divorcios es mayor, en la actualidad el 30% de las personas se divorcian. En estados unidos el 40% de las personas que se casan en un año se divorcia. Este es un fenómeno que en el mundo occidental va reproduciéndose y aumentando.

La tasa del fracaso matrimonial es realmente alto, lo que puede llegar a ser sumamente alarmante. En España muchas personas afirman no sentirse felices son su matrimonio y si tuviesen la oportunidad de volver en el tiempo no se casarían.

Factores de riesgo para los hijos en el divorcio

Se sabe que un divorcio no es fácil para nadie. En los hijos sucede un fenómeno en estallido, que hace que todos los seres pertenecientes a ese núcleo sufran las consecuencias de los actos de sus padres.

No se sabe a ciencia cierta si es el mero divorció el que los afecta o la serie de eventos que trae consigo el divorcio, hay muchos factores sociales que detonan y traen consecuencias a su vida.

Consecuencias sociales del divorcio:

Pérdida del poder adquisitivo: La convivencia en común supone un ahorro de una serie de gastos que se comparten, pero a raíz de la separación, se tiene una pérdida del poder adquisitivo, que puede llegar a ser muy importante.

Cambió de residencia; este es otro factor que puede afectar a los hijos el cambio de ubicación puede hacer que cambien de escuela, amigos y entorno y esto no es para nada bueno, pues puede tener graves repercusiones en la vida del pequeño.

Convivencia forzada: en el divorcio se puede llegar a producir una convivencia forzada,  con uno de los padres, quizás éste no goce de la simpatía del niño por lo que la relación puede llegar a ser un tanto difícil.

Disminución de la convivencia: si antes del divorcio los niños convivían  mucho con sus padres, tendrán que dejar de hacerlo de forma habitual con uno de ellos y dependiendo de la relación  entre ellos, esto puede llegar a ser traumatizante.

El padre por lo general siempre es el que es alejado, el que no siempre permanece con sus hijos, lo que hace que deje de tener una influencia constante con el niño y esto lo puede afectar. El pequeño podría llegar a pensar que ya no son importantes.

Introducción de parejas nuevas de los padres: esto es habitual luego del divorcios. Esto tiene un efecto que puede ser no muy agradable entre la relación del padre y el hijo. Si se da una mala relación entre el niño y la nueva pareja la relación con el padre en cuestión también se ve afectada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *