¿En qué consiste un divorcio?

Cuando se trata de aspectos legales, tenemos que tomarnos las ley muy enserio, sobretodo si se refiere a matrimonios y divorcios. En los últimos 10 años, solo en España, se contabilizan más de cien mil divorcios aunque al parecer esto ha ido disminuyendo. Alguna vez te has preguntado, ¿qué es un divorcio?

Un divorcio consiste en disolver y poner fin a la relación entre dos personas tanto económica como sentimentalmente, que en algún momento se unieron en matrimonio y ahora pueden volverse a casar con quien quieran y cuando lo deseen.

La figura legal del divorcio tomó auge después de que se aprobara una reforma en 2005. Dicha reforma le otorga también celeridad a los trámites, de esta manera se facilita la custodia compartida y que los tiempos del trámite sean menores evitando ser engorrosos, incluso sin tener que alegar alguna causa de divorcio. Este trámite es lo que en la actualidad se denomina divorcio express.

Antes de esta fecha, no era empleada dicha figura para realizar una separación matrimonial, la que pasó a ser la principal en ser empleada en la actualidad. Las estadísticas indican que en España hasta el año 2016, se efectuaron más de noventa y cinco mil divorcios en los que se suman parejas de sexos distintos y del mismo sexo. Es decir, dos parejas de cada mil.

¿Qué tipo de divorcio se recomienda?

divorcio

Para tomar la decisión de cuál de las dos opciones es la que es más viable, la voluntad de las pareja es la que marca la pauta. Para ello cuentan con dos vias: llegar a un acuerdo donde haya equilibrio de ambas partes, o bien dejar todo en manos de los jueces para que sean ellos quienes tomen la correcta decisión.  

Pero un divorcio en ocasiones no solo se trata de dos personas,  sino que involucra hijos, para lo cual la vía más eficaz, prudente y rápida es un divorcio de mutuo acuerdo. Sin contar que suele implicar menos gastos y es el más recomendado por los abogados de familia ya que deja menos secuelas en los hijos.

¿Cómo se llega al mutuo acuerdo?

Para ello hay que realizar un convenio regulador, que no es más que el establecimiento de disposiciones de ambas partes en pro de la equidad en lo que respecta a la responsabilidad, repartición de bienes, custodia compartida o monoparental de los hijos menores de edad,   las pensiones de alimentación si se requieren, y las pensiones compensatorias.

Dichas cláusulas deben realizarse en total armonía para evitar ir ante un juzgado, realizar informes psicológicos y hasta que los menores tengan que rendir declaraciones. Es decir, una manera más amable de llegar al divorcio y transitar la separación a lo largo del tiempo.

Pero si es imposible llegar a algún tipo de acuerdo, el divorcio por la vía contenciosa es lo que resta. Los cónyuges deben asistir a un juzgado con todo lo que ello implica.

El convenio regulador debe ser redactado por abogados expertos en el caso, donde se establezca el régimen económico que se va a solicitar, si es por separación de bienes o gananciales, ya que esto tiene influencia directa en el divorcio.

¿Cuáles son los trámites que se deben hacer para un divorcio?  

Una vez tomada la decisión, es importante buscar la asesoría de un experto, un abogado que maneje el Derecho de Familia. Para que el acto pueda llevarse a cabo, deben asistir un procurador y un abogado. Si se toma la opción del mutuo acuerdo se requiere sólo uno de los dos profesionales, mientras que si es un divorcio contencioso, cada uno debe ir con su respectivo abogado.  

Ahora bien,  digamos que el divorcio se realiza en buenos términos, para lo cual se debe entonces redactar el convenio regulador y ratificarlo ante un juzgado, haciendo del conocimiento de ambas partes su acuerdo y posterior firma.  Paso seguido, el Ministerio Fiscal verifica y aprueba dicho acto para que el juez emita la sentencia y se inscriba el documento en el Registro Civil. Dichos trámites generalmente están finiquitados en tres meses.

Pero si no es este el caso, sino que los cónyuges no pudieron entablar ningún acuerdo, se aplica la vía contenciosa para la cual, los involucrados deberán contar con suficiente paciencia pues todo depende del juzgado que le corresponda.

El primer paso, consiste en realizar una vista previa para lo que luego podría tomar cualquier cantidad de tiempo,  sin mencionar la cantidad y variedad de requisitos que se solicitan a ambas partes. Debe tomarse en cuenta lo complejo de dicho proceso y el tiempo invertido en ello pues depende directamente de los mismos: la cantidad de hijos en común,  el importe de las pensiones y la voluntad de los cónyuges.

Entonces, una vez que se tengan todos los documentos que se requieren lo más sensato es apelar al sentido común y la asesoría de una persona experta en el caso para llegar a feliz término sin que deje secuelas importantes en los involucrados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *