Pensión de alimentos: solicitud, modificación y anulación

Cuando existe un proceso de jubilación o divorcio es de gran importancia velar por el bienestar y cuidado de los niños que nacieron durante el matrimonio, esto juega un papel fundamental en todo el proceso. La pensión alimenticia es sin duda alguna uno de los puntos clave.

Partiendo desde un principio solidario, ambos progenitores están obligados de forma igualitario a prestar alimentos a los hijos menores de edad y los mayores de edad no emancipados que convivan en el domicilio familiar careciendo de ingresos propios por causas ajenos.

Cuando se habla de esto es importante tener bien claro ¿Qué se entiende por alimentos? Pues en términos generales, se entiende por alimento todo lo indispensable para el sustento, el vestido, salud y habitación del menor. Los alimentos comprenden de igual forma la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad. Entre los alimentos se incluirán gastos de embarazo y parto en caso que el divorcio se realice en el periodo de embarazo. Esto se encuentra amparado por el código civil.

Una de las dudas más frecuentes, cuando se afronta una ruptura en la convivencia marital es ¿Qué gastos de nuestros hijos se deben sufragar? Pues la verdad es que existen dos tipos de gatos, los extraordinarios y los ordinarios. Cuando se habla de gastos originarios tenemos todos aquellos gastos previsibles y periódicos que son necesarios para el sustento del niño. Entre estos se encuentran la alimentación, vivienda digna, gastos escolares, enseres personales, asistencia médica, atención sanitaria, ocio, recreación entre otros, estos años son los que constituyen la pensión alimenticia.

¿Se debe pagar la pensión de alimentos durante las vacaciones?

pensión de alimentos

Pues la respuesta es sí. Salvo que se establezca un acuerdo o convenio regulador durante la sentencia de divorcio. Se considera en la mayoría de los tribunales que atender estas necesidades es vital y debe hacerse el pago de forma mensual, y que las vacaciones aunque se pasen con el padre que paga la pensión alimenticia, deben ser cubiertas con la misma. El pago siempre es obligatorio, siempre que no se lleguen a acuerdos posteriores.

Gastos extraordinarios

Los gastos extraordinarios, son los gastos que surgen de forma eventual que no pueden ser previstos y que se fijan en la pensión de alimentos, entre estos se encuentran los gastos necesarios, como una ortodoncia, la cual no precisa del consentimiento del cónyuge no custodio y los gatos no necesarios como clases de bailes y actividades extracurriculares que si requieren de la aprobación del no custodio.

La pensión fijada no incluye gastos extraordinarios, estos se determinarán de forma separada. Durante la sentencia de divorcio lo habitual es hacer referencia a esta, en proporción ambos cónyuges deberían pagar una pensión que cubra el 50% del gasto total que acarrea el niño.

¿Cómo solicitar la pensión de alimentos?

Dentro del procedimiento de divorcio se debe fijar la pensión alimenticia, siempre se procura que esta sea de mutuo acuerdo y que los cónyuges se encuentren complacidos, ahora cuando no es así es dictado por el juez. En la sentencia de divorcio es donde se determinará la cuantía, forma de pago y actualización de la alimentación fijada.

Factores que influyen en la cantidad de dinero de la pensión de alimentos

Las necesidades de los hijos, así como el número de los mismos. Los ingresos y patrimonios de los padres, es importante acotar que la pensión de alimentos, se podrá solicitar por parejas de uniones de hechos, este será un proceso distinto, pero en ambos casos la pensión alimenticia es obligatoria.

El procedimiento de divorcio o, el procedimiento de medidas paterno filiales se presentará ante un juzgado competente de primera instancia.

Modificación de la pensión de alimentos

La cuantía de la pensión de alimentos fijada por la sentencia de operación se podrá modificar en los siguientes casos: Según el código civil en su artículo 142 son elementos válidos para el cambio de la cuantía de la pensión los siguientes casos:

Cuando aumenten o disminuyan las necesidades los hijos. Cuando disminuya o aumente el patrimonio de los padres, cuando la pensión alimenticia no sea suficiente para cubrir todas las necesidades del menor.

Se podrá solicitar el aumento de la cuantía de la pensión en los siguientes supuestos:

  • Aumento de las necesidades de los hijos, por ejemplo cuando los gastos educativos del niño se hacen más altos la pensión debe ser modificada, las enfermedades también son causantes de modificación. Cuando el aumento del patrimonio de los aumentantes haya incrementado de forma sustancial. Siempre y cuando el incremento del mismo sea permanente y no temporal.
  • Disminución del patrimonio del cónyuge custodio, en este caso se aumenta la pensión para garantizar la estabilidad de los niños.

Disminución de la cuantía de la pensión alimenticia

Procede solicitar la disminución de la cuantía de la pensión de alimentos cuando:

  • Disminuyan las necesidades de los menores, esto puede darse por ejemplo si el niño consigue una beca que ayude a sufragar los gastos de estudio.
  • Disminución de los ingresos del alimentante.
  • Esta debe ser probada por un contador y debe ser de forma no transitoria. También se puede disminuir cuando hay un aumento patrimonial del custodio.

Suspensión de la pensión de alimentos

Cuando hablamos de una suspensión de la pensión y no una reducción de la cantidad, por falta de ingresos del progenitor, nos encontramos de frente con una situación extrema, cuando hay una ausencia absoluta de ingresos prestaciones o subsidios económicos, se solicita la suspensión de forma temporal, siempre se hará de forma temporal pues en ningún caso se debe dejar desprotegido al pequeño.

La pensión de alimentos puede ser suspendida en cualquiera de los siguientes supuestos:

  • Por muerte del obligado a prestarlos o del hijo que los reciba.
  • Cuando el patrimonio del obligado se reduzca hasta caer en bancarrota.
  • Cuando el hijo pueda ejercer una profesión o su patrimonio se incremente.
  • Cuando el hijo realiza infracciones que dan lugar a la desheredación.

Nota importante:

Se debe tener en cuenta que alcanzar la mayoría de edad, no implica necesariamente dejar de recibir la pensión, ya que los hijos mayores de edad que convivan en el domicilio y estudien, tienen derecho a seguir recibiendo una pensión. Siempre y cuando sea por causas imputables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *