Qué es un divorcio ulterior y cómo se debe manejar

Es posible que en el empleo de algunos términos legales nos encontremos con una serie de definiciones que nos conduzcan a ciertos equívocos con los que podrían complicar el adecuado entendimiento de las instituciones propias del Derecho en general y el Derecho Familia en particular. 

Al hacer referencia a la Separación Convencional y de Divorcio Ulterior, de forma independiente, ello nos conduce de manera inevitable a hablar de Divorcio por Mutuo Acuerdo o Divorcio Rápido. Hay que considerar que a partir del 2008 se apertura la posibilidad de que al existir un mutuo acuerdo entre los cónyuges y éstos deseen finiquitarlo  por medio del Divorcio, dicho procedimiento se puede efectuar a través de la vía notarial o municipal. Con respecto a esta última, debe encontrarse autorizada por el Ministerio de Justicia.

El Procedimiento de Separación Convencional y Divorcio Ulterior, se encuentra dividido en dos etapas cuyas consecuencias y rasgos son diferentes, que siendo presentada la Solicitud de Separación Convencional y de realizada la audiencia única exigida por la Ley en un lapso de aproximadamente siete días, dicho órgano competente se encarga de emitir una resolución donde se declara la Separación Convencional de los cónyuges, generando las consecuencias propias de tal trámite que se encuentra normado en el Código Civil.

Una vez cumplido tal paso, la Ley establece un período de dos meses para corroborar si existe o no la posibilidad de pedir el Divorcio Ulterior. Culminado dicho tiempo, es posible solicitar ante el mismo órgano que finalmente declare la disolución del vínculo matrimonial, con lo cual los cónyuges quedan desvinculados totalmente en lo que respecta a los deberes y obligaciones inherentes al matrimonio con lo cual se habrá producido el divorcio definitivo.

Entonces, ¿en qué consiste la separación convencional y el divorcio ulterior?

Se trata del procedimiento legal por medio del cual los cónyuges hacen una solicitud de separación con el fin de divorciarse ulteriormente. De lo cual surgen dos diferenciaciones: Una de ella se relaciona con la solicitud de una separación sólo para establecer una suspensión del vínculo matrimonial y la siguiente se encuentra relacionada con la afirmación de tal separación por medio de la conversión de la separación en Divorcio.  

¿Quién puede pretender a una separación convencional y un divorcio ulterior?

Básicamente puede ser solicitada por cualquier cónyuge que cubra los siguientes requisitos:

  • Inicialmente que hayan transcurridos al menos dos años desde el momento en que se celebró el matrimonio y con lo cual deciden de manera voluntaria separarse.
  • Poseer la demanda de separación convencional y de divorcio ulterior.

Así  mismo, es de tomar en cuenta que la separación convencional y divorcio ulterior se puede tramitar por dos vías diferentes: 

  • Por la vía judicial para lo cual se presenta una demanda.
  • Mientras que si se tramita por la vía notarial,  se presenta una solicitud.

Cabe destacar que los requisitos que se deben reunir para ambas son similares. Tanto en la solicitud como en la demanda, los cónyuges deberán manifestar su voluntad indubitable de separarse a lo que deben incluir documentos como copias del D.N.I de ambos, una copia del acta de conciliación respecto de los regímenes, y la declaración jurada de no tener hijos menores en común.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *