El régimen de visitas en un divorcio con hijos

Se sabe que un divorcio trae consigo una gran cantidad de toma de decisiones que tienden a ser un tanto complicadas, sobre todo cuando hay niños menores de edad por medio. En estos casos es importante determinar qué tipo de custodia se adapta más a la pareja para que todo fluya de manera armónica, siempre buscando el bienestar de los menores.

En un caso de divorcio o separación, siempre es importante saber qué es lo que hace que estos decidan ponerle fin a su relación, para de ahí partir hacia el tipo de custodia que sirva para el bienestar completo del núcleo familiar.

Existen dos tipos de guardia y custodia principales:

  • En primera instancia tenemos la custodia compartida, en este caso la misma es atribuida a ambos progenitores, teniendo ambos en iguales condiciones las herramientas para tomar decisiones que beneficien al niño. En este caso los niños deben vivir un periodo de tiempo alterno con ambos padres.
  • En segunda instancia tenemos la custodia monoparental o exclusiva, en este caso se le atribuye la guarda y custodia del niño a uno de los progenitores, el cual recibirá el título de progenitor custodio, en la mayoría de los casos es dada a la madre. Esta tendrá derecho a las decisiones importantes, pero igual el padre no custodio tendrá una serie de derechos sobre el niño.

¿Qué es el régimen de visitas?

En sí, el régimen de visitas comprende dos tipos de figuras diferentes:

  • La visita consiste en la permanencia o compartir entre el hijo y el padre no custodio por un corto periodo de tiempo. Por lo general se trata de la permanencia del hijo con el progenitor por un periodo de tiempo establecido.
  • La estancia, es cuando ambas partes comparten y pernoctan por uno o varios días, ya sean fines de semanas o vacaciones.

El régimen de visitas es un derecho importantísimo, que tiene la madre o el padre no custodio de visitar a sus hijos, comunicarse con ellos, estar en momentos claves de su vida.

Además más que un derecho, debe verse como una obligación del progenitor no custodio, los padres que no tengan la custodia de los hijos están obligados a proporcionarles el mismo amor, cariño, atención y educación que los padres custodios, con el fin de evitar problemas en la relación paterno-filiar.

En palabras del Tribunal Supremo, el régimen de visitas es al mismo tiempo un derecho y un deber que goza el progenitor no custodio.

¿Cuál es la finalidad del régimen de visitas?

El objeto principal de este régimen es que los hijos no pierdan la relación con el progenitor y cumplir así con todas sus necesidades, tanto emocionales como afectivas, al igual que las educativas. Lo que se busca es tratar que los niños mantengan con el progenitor que no tiene la guardia los mismos nexos que con el padre o madre con el que viven. De esta forma se busca que los vínculos afectivos sigan siendo tan fuerte como antes y que el hecho que sus padres no estén juntos no represente el fin de la relación con el padre o la madre.

¿Quién determina el régimen de visitas?

regimen de visitas

El régimen de visitas puede ser determinado de dos formas. El primero será de mutuo acuerdo, donde ambos padres se ponen de acuerdo y establecen periodos de tiempo de forma amigable. Esta es la forma que se busca, es importante que se atiendan las necesidades del menor y que si es posible se le consulte al mismo como se sentiría mucho más cómodo, siempre se busca que sea esta la forma de llegar a un acuerdo amigable.

Cuando no existe un acuerdo es el juez que sentencia el divorcio, a falta de un acuerdo. Este determina el modo, el tiempo y el lugar donde se realizarán las visitas, cómo será la comunicación y todos los aspectos inherentes al tema.

Se tendrá en cuenta las siguientes circunstancias:

Las condiciones personales, familiares y laborales de ambos padres, los recursos económicos de los mismos. La edad de los hijos también es un punto importante a tomar en consideración. Durante la adolescencia se debe tener flexibilidad en este tema y la decisión del menor juega un papel fundamental.

Que pasa con los padres que viven lejos de sus hijos.

Es una regla general que cuando hay una distancia geográfica bastante considerable se pacten visitas semanales, con estancias los fines de semana. Esto compensa de alguna forma la carencia de cercanía geográfica. También en la mayoría de los casos se le permite al padre no custodio cuidar a los niños durante las vacaciones, pero esto ya es algo que ambos padres deben hablar y ponerse de acuerdo.

¿Quién es el obligado a trasladar a los hijos a uno y otro domicilio?

Según la doctrina jurisprudencial, establecida en Sentencia del Tribunal Supremo de 26 de mayo de 2014, lo más importante es conseguir un acuerdo entre ambas partes, siempre buscando que el menor sea respetado y que sea la prioridad. Cuando no hay acuerdo se deben tener en cuenta las siguientes opciones:

  • Cada padre o madre debe recoger al menor en casa del custodio para ejercer su derecho a visita, una vez terminado el tiempo, el menor debe retornar al domicilio, este sistema debe hacerse de forma normal o habitual.
  • Subsidiariamente, las partes podrían tener la obligación de recoger y retornar a los niños. Lo que quiere decir que un día el custodio llevará al niño a casa del no custodio y otro día tocará hacer lo contrario. Cuando el custodio es quien lleve al niño con el padre se le debe dar una compensación económica, que se hablará durante el proceso de divorcio.

¿Se puede restringir el derecho de visitas del progenitor no custodio?

El Juez podrá limitar o suspender el régimen de visitas, si ocurren circunstancias donde el niño no se encuentre bien o esté trayendo problemas para el mismo o violando acuerdos. Incumplir los acuerdos puede ser realmente grave.

Limitación del régimen de visitas

Si el juez cree que se deben limitar los regímenes de visita lo hará, establecerá un horario más restringido, donde se encuentre implícito que el progenitor no pernocte con el niño.

Suspensión del régimen de visitas por el juez

Es doctrina del Tribunal Supremo, Sentencia TS de 26 noviembre 2015 que el juez o tribunal, dicta que valorando todos los riesgos que existan en el régimen de visitas, se pueden llegar a suspender el mismo. Para que esto sea procedente se debe justificar por qué y  tener pruebas de algún delito realizado en contra del menor o el ex cónyuge.

¿Tienen los abuelos derechos de visitas?

Sí. El Juez, previa audiencia de los padres y de los abuelos, debe aclarar cómo será el régimen de visita de los abuelos. En este caso se toma en cuenta la relación que tenga el menor con esta.

El régimen de visitas nunca debe ser impedido de causa injusta, ya que esto podría caer en sanciones para el padre custodio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *